jueves, 1 de marzo de 2018

UN CENTIMITO POR FAVOR



Nos han dicho que ahorremos, que llevemos nuestra hucha al banco para poder asegurarnos una pensión digna, yo pienso ahorrar sí señor, guardaré la subida de mi pensión en monedas de un centimito día a día y mes tras mes esperando el momento en que pueda arrojarles a la cara el ahorro que supuso la subida de mi pensión, lo haré  en monedas de un centimito para no descalabrarles no siendo que me denuncien por atentado y me quiten de el medio y ya se sabe  un pensionista menos y una ración mas. España amaneció nevada, toda España cubierta de blanco, blanco en las sienes, blanco en la escasa cabellera de miles de pensionistas que decidieron pensar que no están muertos y blanco por la caspa que desprende este gobierno abierto al mundo pero sin ventilación interior.

Pero la vida sigue bajo el pelo blanco, esta semana pasó por nuestra tertulia uno de los más conocidos poetas castellanos en estas latitudes: Tomas Angel Piñataro Garcia, segoviano de Nava de la Asunción, su tercer libro está entrando en el horno pero nos dio tiempo para charlar sobre sus dos anteriores, en ellos vuelca su poesía dura, barroca y llana,  escrita de forma sencilla y espontanea en la que el mismo admite no guardar reglas ni una métrica tan ortodoxa que le impidiera expresar lo que realmente siente. Nuestro amigo Piñataro mamó su saber de la vida misma, pues no en vano dejó la escuela en cuanto su sombra superó la altura de su cayado.

Y siguiendo la tradición convocamos también el 1X certamen de poesía de nuestro centro, las bases  quedarán  publicadas en el boletín de este mes para más facilidad  os las adelanto también en este blog.


LA NIEVE DEL TIEMPO SE HACE ESCARCHA EN LA SOMBRA DE LAS SIENES



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tiene a su disposición este espacio para sus comentarios y opiniones. Sea respetuoso con los demás

Este soy yo

Hace ya muchos años que las circunstancias me hicieron dejar Salamanca por motivos profesionales, instalándome en Barcelona. Añoro mis raíces y cuando vuelvo pueden encontrarme paseando solitario a primera hora de la mañana por las calles que tanta cultura han acogido. Salamanca sigue presente en mí.
Siempre he sentido la necesidad de comunicar mis sentimientos, por si lo que a mí me parece interesante a alguien le pareciera útil.
Joaquín Hernández
Salamanca/Barcelona